EROTICO VERGEL

Del 2 de Marzo al 20 de Abril de 2019, en Galería de Arte “Artemio” de la ciudad de Tandil, Pcia. de Buenos Aires, se presenta la muestra de obras de Carlota Petrolini denominada “Erótico vergel”

La dualidad en la estructura de su obra, por una parte la descripción narrativa de sus personajes, y por otra, la intención de alterar un orden y componer  un desorden, confiere a la misma  un barroquismo exquisito, a manera de collage. Sus figuras casi primitivas, se entrelazan en ritmos danzantes, rituales. Personajes que se yuxtaponen con animales reales y fantásticos de simbología erótica, creando un ambiente idílico. La superposición de las formas cuya ambigüedad se traduce en la relación figura-fondo y el redibujo, con bordes, de sus seres casi tormentosos se vitalizan en la ferocidad del trazo.Los entrecruzamientos estéticos que la artista apropia para su obra, se reúnen en los diversos “soportes” que van desde la modulación de la cerámica hasta la reprogramación de los materiales con los que investiga. En su conjunto, nos induce a compartir un falso paraíso. Decenas de símbolos diversos, pueblan este espacio donde la lujuria se ha apoderado del mundo en un éxtasis de placer.
Indiana Gnocchini 

Ceres Gonzalez

MEGALITICAS

Del 2 de Marzo al 20 de Abril de 2019, en Galería de Arte “Artemio” de la ciudad de Tandil, Pcia. de Buenos Aires, se presenta la muestra de obras de Nora Lía Mendivil denominada “Megalíticas”.

Una suma de singularidad, laboriosidad y uniformidad en la diversidad, son solo algunos de los rasgos de la instalación de Nora Lia Mendivil. En una nueva lectura de las “Guerras”, las piezas figurativas toman un carácter abstracto.  La pureza visual, estética y simbólica, que se refuerza en la duplicación de la imagen y en la densidad, se manifiesta  en combinaciones o movimientos espaciales -repetición, giros, simetrías- para componer una escultura cuya síntesis, contempla una apariencia geométrica. La cerámica como protagonista vuelve  a tomar potencia en un grupo de figuras femeninas contenidas en formas espiraladas, en su instalación. Un grupo de iguales pero disímiles ideas materializadas, que se hacen posibles con un halo de misticismo. La construcción se vuelve aún más contundente a cierta distancia y formando un “todo” que dialoga y nos interpela,  pequeños acentos de color refuerzan el mensaje y se destacan  ante las superficies pulidas al extremo de la suavidad y de la blancura del resto de las piezas; y suavizan la mirada que recorre el conjunto. El tono dramático se acentúa con la iluminación, que ha  sido definitorio en el realce y visualización de la obra creando un espectro de infinitas posibilidades y contrastes. Una instalación que desafía nuestra percepción del espacio y nos transporta a mundos míticos, futuristas, pre-colombinos, donde la fuerza de la figura femenina cobra poder en la densidad y repetición de la imagen.
Indiana Gnocchini
Ceres Gonzalez.