11-Los comienzos de la enseñanza de la cerámica en nuestro país

Las figuras de Fernando Arranz, junto a la de José Bikandi se nos presentan como la de los primeros artistas que se dedicaron a la enseñanza y valoración de esta disciplina en nuestro medio. Ellos tuvieron presente a esta actividad tanto en el campo expresivo popular como en el de las obras artísticas de alto nivel estético. También dieron impulso al talento genial que demostraron aquellos hombres de empresa de esas primeras décadas del siglo XX que, además de conocer muy bien el quehacer cerámico, se preocuparon en perfeccionar en constante actualización los sistemas de producción, para llegar a un grado de mayor evolución y perfección.
Ambos artistas españoles poseían una sólida preparación como ceramistas y habían asimilado y estaban al tanto de las nuevas tecnologías y de los movimientos artísticos del siglo XX. Ya radicados en nuestro país continuaron con sus amistades de la generación española de Rafael Alberti, Picasso y Dalí, como así también la de la promoción descendiente de las enseñanzas de Daniel Zuloaga.
Por tal motivo puede decirse que en los comienzos de la actividad artística de la cerámica en Argentina, ya en el siglo XX, ésta estuvo influenciada por la escuela española de ese momento, que estaba liderada por Daniel Zuloaga, pues estas dos figuras señeras tanto Fernando Arranz López, como José Benito de Bikandi, profesionales en este área de las artes llamadas menores y aplicadas, se habían formado básicamente en esa tradición.
(…)

VER NOTA COMPLETA